Due Diligence Legal: Descubre qué es y para qué sirve

noviembre 17, 2020

due diligence legal, que es y para que sirve

En los casos en los que una empresa se interesa por adquirir otra compañía o invertir en ella, debido a las enormes cantidades de dinero que dicha operación puede llevar aparejada, lo ideal es que se lleve a cabo un proceso de investigación acerca del negocio: el fin que se persigue en esta situación es comprobar aquellas cosas que puedan permanecer ocultas de la compañía objeto del interés.

Así pues, es en este punto en el que interviene la Due Diligence Legal y que, en el artículo de hoy, pasamos a analizar con mayor detalle.

Índice

    Due Diligence Legal: Qué es

    Cuando hablamos de la Due Diligence Legal nos estamos refiriendo a un proceso de investigación y acumulación de información que lleva a cabo el potencial comprador o inversor de una compañía -una vez han dado comienzo las negociaciones- con el fin de especificar los riesgos concretos y reales de la empresa y analizar, de este modo, la realidad de su contexto financiero y económico.

    Este proceso tiene, como principal objetivo, el de reducir los riesgos asociados a una transacción económica de esta categoría a la mínima expresión a través de un pormenorizado análisis de las diferentes áreas de negocio de la compañía en cuestión. Para poder poner en marcha un proceso de estas caraterísticas es preciso disponer del consentimiento expreso del dueño de la sociedad y, además, habrá de llevarse a cabo en el menor tiempo posible, evitando cualquier posible detención en la actividad económica de la compañía.

    due diligence legal, que es y para que sirve

    Due Diligence Legal: Cuál es su utilidad

    La Due Diligence legal sirve, en primer lugar, para localizar pasivos ocultos posibles en la sociedad, al tiempo que también posibilita el estudio de las diversas contingencias que hayan podido tener lugar, así como dar con posibles sinergias que sean susceptibles de desarrollo; y por último, posibilitar la planificación de una estrategia oportuna que capacite la obtención de los mayores beneficios económicos posibles una vez se haya adquirido la titularidad de la compañía (en caso de que ese sea el fin). Así pues, en el caso de encontrar, durante el proceso, alguna situación no prevista u oculta, habrán de reiniciarse las negociaciones con el fin de modelar una nueva transacción que se ajuste a la realidad descubierta.

    En el transcurso de la investigación, el dueño de la compañía analizada deberá suministrar toda la información que sea precisa o requerida; de esta manera, el vendedor no podrá, bajo ningún concepto ocultar o falsear ningún tipo de información y, además, tendrá la obligación de cumplir en todo el proceso con buena fe. En el caso de que el vendedor, de algún modo, incurriese en mentira o algún tipo de negligencia, podría enfrentarse a una nulidad inmediata del contrato, así como al pago de una indemnización por daños y perjuicios.

    Por otro lado, ambas partes habrán de cumplir, de manera efectiva, con un acuerdo de confidencialidad, de manera que, si por algún motivo, el acuerdo finalmente no llega a término, el potencial comprador no podrá, bajo ningún concepto, utilizar de ningún modo la información que obra en su poder acerca de la otra empresa. En definitiva, el acuerdo sellará una obligación recíproca, debido al hecho de que el comprador no podrá utilizar información confidencial, así como tampoco el vendedor habrá de facilitar ningún tipo de información que esté obligada a preservar su contenido reservado.

    due diligence legal, que es y para que sirve

    ¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de hacer una Due Diligence Legal?

    Tenemos que tener en mente que el proceso de Due Diligence Legal va a focalizar su atención en el análisis de todos aquellos aspectos que giren en torno al negocio y en el descubrimiento de situaciones inerperadas u ocultas. Así pues, la Due Diligence Legal investigará los sectores financiero, contable y comercial, así como los aspectos tecnológicos, administrativos, fiscales, laborales, legales, medioambientales, etc. Todo este análisis tiene por objetivo, como ya hemos señalado en líneas precedentes, la consecución de la máxima información posible con el fin de que la empresa compradora no se lleve ninguna sorpresa desagradable a la hora de adquirir una compañía.

    El punto de inicio de esta investigación tendrá lugar cuando ambas partes hayan firmado los términos más generales, las bases sobre las que se sustentará la transacción o cuando se haya firmado una carta de intenciones con las líneas básicas del acuerdo. Desde ese momento, la Due Diligence Legal entrará en juego con la mayor celeridad posible con el fin de disponer de un margen grannde de tiempo que posibilite el hecho de anticipación de las decisiones del comprador, y, al mismo tiempo, no conforme un obstáculo para el normal funcionamiento y actividad de la sociedad. En lo que se refiere a la duración, será un proceso más o menos largo en función del tamaño, antigüedad y complejidad de la compañía a examinar.

    En líneas generales, lo que suele suceder es que la compañía objeto de venta o adquisión señale a algunos de sus trabajadores como las figuras mediadoras entre la compañía y el responsable de llevar a cabo la Due Diligence; asimismo, estas personas contarán con el cometido de dar respuesta a las peticiones que les hagan llegar. Por otro lado, se fijará una Data Room, que conformará el espacio en el que los encargados de la investigación se encargarán de analizar toda la información que sea precisa -y que se encuentre en manos de la empresa vendedora- para llevar a cabo los informes del análisis del comprador.

    due diligence legal, que es y para que sirve

    ¿De qué manera se da por concluido el proceso de Due Diligence Legal?

    Una vez efectuada la parte destinada a la investigación, el proceso de Due Diligence tocará a su fin mediante la creación de un informe que será llevado a cabo por los responsables que han intervenido en todo el proceso; en él se establecerán todos los aspectos  comerciales, tecnológicos, contables y laborales, entre otros, que se hayan analizado con su respectiva revisión. En este punto es interesante tener en cuenta que los responsables de esta investigación habrán de llevar a cabo, no solo una representación fiel de la realidad financiera de la empresa, sino que, además, habrán de incluir su propia lectura y análisis de la situación mediante una interpretación de los datos obtenidos, con el fin de ofrecer su asesoramiento a la parte compradora.

    En definitiva, la importancia de la Due Diligence Legal se relaciona directamente con la aportación de una imagen lo más fiel y exacta posible de la realidad de una compañía, para, a partir de todo ello, asesorar de manera correta al interesado de forma que éste pueda mejorar la dirección, comunicación o reducir costes y obtener, de esta manera, el mejor y mayor crecimiento productivo de la empresa.

     

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir